Go to Top

Arte, poder y magia de una conversación

“De todas las artes humanas, la conversación es la más importante” (Kant). Conversar es inherente al ser humano.

Si hablar, comunicarnos, y charlar sobre nuestros pensamientos, sentimientos, decisiones, sueños, problemas e ilusiones es algo inherente a la naturaleza de las personas y fácil de realizar ¿por qué resulta tan difícil y escaso tener conversaciones? Una buena conversación puede ser una oportunidad de aprendizajes y ser una experiencia transformadora.

conversaciónComo dice el profesor Álvarez de Mon, en la sociedad posmoderna y digital  de hoy, nuestra relación con el tiempo y la dictadura de las nuevas tecnologías (móviles, tablets…que dominan  de forma opresiva sobre el contacto humano), la distracción de una mente multiestimulada, la primacía de lo urgente sobre lo importante, de la velocidad sobre la calma hace que estemos perdiendo la magia de conversar y es necesario recuperarla.

Theodore Zeldin en su libro Conversaciones dice que “La conversación no sólo vuelve a mezclar las cartas, sino que crea cartas nuevas. La verdadera conversación prende fuego. Se trata de algo más que emitir y recibir información”

Zeldin plantea las claves de un diálogo fructífero:

  • Capacidad de formular preguntas inteligentes
  • Escuchar con empatía y paciencia
  • Saber sondear el silencio
  • Leer los mensajes del cuerpo: mirada, gesto, timbre de voz (que esconden verdades escurridizas al interlocutor despistado)
  • Practicar valores y actitudes como la humildad, generosidad, honestidad, discreción…
  • Expresar con claridad y brevedad.

A través de una conversación descubrimos el misterio que nos une a los interlocutores que puede hacer cambiar la manera en que vemos el mundo, y por tanto  nos abre nuevos horizontes. A veces, cuando una experiencia nos afecta, las emociones aumentan y se distorsionan los hechos,  esto se puede evitar o aliviar con una charla en buena compañía.

¿Cómo una conversación puede marcar una diferencia tan profunda?

Tener el coraje de tener conversaciones pospuestas sine die,  es querer y recuperar el hábito de hablar con tiempo y verdadera atención y decidir nosotros mismos hacia donde queremos conducirla.

¿Qué diferencias encuentras entre hablar, dialogar y conversar?

  • Al hablar, simplemente, no se cambia necesariamente los sentimientos o ideas propias de los demás.
  • El diálogo, es razonar sobre algo.
  • La conversación, es dar vueltas juntos, danzar, aceptando, respetando, escuchando.

Dice Zeldin, que “la conversación es un encuentro de mentes con recuerdos y costumbres diferentes, y cuando éstas se encuentran, no sólo intercambian hechos, sino que se transforman, se remodelan, se generan nuevos pensamientos que se parece a una chispa cuya luz abre nuevos caminos conversacionales”.

Es importante tener la voluntad de pensar por uno mismo, y decir lo que se piensa.

Tanto en nuestra vida personal, como en las organizaciones, la capacidad de conversar, el conocimiento de sí mismo y el aprender a aprender, ayudarán a generar cambios en las personas, en los vínculos y en las organizaciones.

El profesor Echeverría define las competencias del Liderazgo y habilidades conversacionales:

  • Capacidad de escucha
  • Capacidad para emitir decisiones, desde juicios fundados
  • Cumplir los compromisos con otros
  • Aprender a decir lo que pienso
  • Capacidad de tener relaciones basadas en la confianza

“Es en el conversar donde construimos nuestra realidad con el otro” (Humberto Maturana).

Si la conversación es tan mágica y tan poderosa para las personas, ¿qué sucede para que no ocurra más veces?  Si hay personas que nos importan y son cercanas ¿para qué no conversamos?

Desde hace un tiempo tengo la percepción de que caemos en la comodidad y la rapidez de la tecnología, queriendo mantener “conversaciones”¿? por WhatsApp, teléfono, email,.. incluso para temas importantes para nuestra vida, emociones, decisiones, etc. ¿qué nos perdemos por no tener una conversación real?, ¿para qué evitamos conversar?

Aún en relaciones con vínculos cercanos- familiar, amistad, laboral-  y que están próximos o juntos, se utilizan las vías tecnológicas evitando charlar.

Con relativa frecuencia, últimamente veo grupos de amigos o familiares reunidos en celebraciones, reuniones, viajes, donde se interactúa más con el móvil que con las personas, por la necesidad de mantener “urgentes conversaciones” alternativas  con terceros no presentes, cerrando la posibilidad de la fluidez, presencia, y confianza del/los presentes. ¿Qué necesidad genera actuar así? ¿Qué emoción siente la persona no escuchada?

Un ejemplo actual de lo que sucede en viajes que nos hemos generado por no tener wifi  y la necesidad de encontrarlo para poder informar a otras personas de lo que vemos (fotos), hacemos, pensamos, comemos…, casi al momento que está sucediendo cada experiencia, evitando disfrutar del mismo e incluso compartirlo con las personas que están viviendo el viaje y gastando el tiempo en enviar y/o responder cientos de mensajes de compromiso en vez de compartirlo en una conversación directa. ¿Para qué nos sirve la tecnología? ¿Nos libera o nos esclaviza?

buena_conversación_inteligencia

El mayor obstáculo para una buena conversación es la incapacidad del ser humano para escuchar al otro con inteligencia, habilidad y comprensión.

Conversar es: Confianza, Observación, Naturalidad, Valores, Escucha, Respeto, Sensaciones, Retroalimentación.

La esencia del Coaching es la conversación, y a través de ella, se genera en el coachee la posibilidad de entrar en el mundo en el que está, abriendo nuevos espacios de posibilidad y nuevos mundos. El coach indaga y revisa juicios y creencias y si el coachee, lo cambia, es cuando aparece un nuevo camino.

El coach, no trata el tema del cliente, sino la interpretación que este hace de él, y que es la base de lo que le pasa. Esta respuesta nueva o diferente también será consecuencia de su transformación personal.

El coach acompaña, a través de la conversación basada en la confianza y confidencialidad, y respeto mutuo, con preguntas, distinciones, escucha activa, estar presente para el coachee, en una búsqueda de su capacidad de aprender para generar nuevas respuestas, revisando e indagando en las emociones y corporalidad del cliente.

En el Coaching donde se refleja el arte, el poder y la magia de una conversación.

magia_conversacionZeldin dice que “dos individuos, conversando con honestidad, pueden sentirse inspirados por el sentimiento de que están unidos en una empresa común con el objetivo de inventar un arte de vivir juntos que no se ha intentado antes”. Y que añado, generan apertura, comprensión y conocimiento de áreas antes no planteadas por cada uno de nosotros.

Anne Morrow  dice que  “Una buena conversación es como el café negro; estimulante y tan difícil de dormir después”

¿Qué conversaciones quieres tener? ¿Con quién? ¿Cómo quieres estar en una conversación?

 

¡¡¡¡Te deseo gran año 2016 y te invito a tener buenas conversaciones con las personas que quieras!!!!

Francis Bonilla

Facilitadora de Líder-haz-GO!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio utiliza cookies para funcionar correctamente. Si usted continua navegando está aceptando la política de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar