Go to Top

¿Cómo puedo ser mejor manager? De coaching, managers y ego

Como profesional de los Recursos Humanos son muchos los clientes que acuden a mi o a compañeros, preocupados por mejorar el ambiente de trabajo que hay en las organizaciones. Son muchas las compañías que se preocupan por medir el clima laboral, poner en marcha iniciativas para generar compromiso, atraer a los mejores profesionales o generar planes que potencien la productividad.

Independientemente del sector o el tamaño de la empresa, desde la mas pequeña empresa familiar a la mayor multinacional, una de sus mayores preocupaciones es la de tener a personas que crean en el proyecto, que se involucren y se interesen por lo que hacen: Que quieran crecer con ellos. Siendo este el objetivo de las empresas ¿qué hace que en ocasiones esto no suceda? ¿dónde estamos fallando? ¿cuáles son las claves del éxito para que esto no sólo se de, sino que se mantenga en el tiempo?

Hace unos meses tuve la oportunidad de asistir al TedxTorrelodones y la verdad es que hubo bastantes ponencias que me encantaron y que me hicieron reflexionar sobre el liderazgo de equipos, la importancia de la autoconciencia, la felicidad, el papel de los recursos humanos en las empresas, la motivación, entre otros muchos aspectos. La ponencia que Sergio Casas Tinto realizó y que se titulaba “Dando paso a la gente joven” me gustó especialmente.

Sergio puso de manifiesto algunas de las dificultades a las que nos enfrentamos diariamente cualquiera de nosotros, y digo cualquiera de nosotros porque cada empresa está compuesta por personas, personas que se relacionan con otras personas y de cómo son esas relaciones obtenemos resultados diferentes.

Hay innumerables libros de management en los que encontramos diversas claves para la gestión de personas, la motivación, la comunicación efectiva… Pero ¿para qué nos pueden servir si no partimos de una primera auto evaluación y toma de consciencia de qué es lo que puedo estar haciendo que no cala en mi equipo?

En nuestros programas de certificación de Liderhazgo trabajamos para potenciar el desarrollo del líder coach. Un término que se ha puesto muy de moda y que es el ideal para muchos como modelo de liderazgo. Pero para conseguir ser un buen líder coach hemos de empezar por la base: trabajarme yo como persona.

El ego es un concepto bastante banalizado, bien por exceso o bien por defecto. Muchos de los problemas en las relaciones que veo en las empresas parten de aquí. Nos cuesta tomar consciencia de nuestros errores, reflexionar sobre nuestras áreas de mejora, evitar caer en la auto complacencia y esto es más complicado cuando se trata de un manager, dado que para poder gestionar personas, has de ser capaz de gestionarte a ti mismo y algo especialmente complicado: reconocer que eres humano, que fallas o que hay alguien que tiene más capacidad o más conocimiento que tú y que además está en tu equipo o es tu compañero.

También me he encontrado con personas en el otro punto de la balanza. Managers que buscan generar buen ambiente, que les cuesta exigir a sus equipos y que asumen más de lo que les corresponde por no “enfadar” al resto y mantener esa “calma”. Ese estado de confort del equipo que hace que no se generen nuevos retos o nuevas oportunidades de crecimiento por mantener ese estado de ánimo animado, valga la redundancia.

¿Cómo podemos resolver estos retos de la gestión?¿Qué hacer para ser un facilitador de aprendizajes, un puente? Como decía anteriormente y como Sergio manifestó en su ponencia, tomando consciencia, aceptando que mi ego está ahí y no es mayor, mejor o peor que el de mi compañero, colaborador o superior. Trabajándome como persona, aprendiendo y facilitando el aprendizaje de mi entorno porque de esta manera todos ganamos y todos aprendemos.

¿Cómo influye esto en el equipo? ¿Cómo se sienten las personas que forman parte de estos equipos con managers que no son capaces de descentrarse de su ego? Uno de los mayores motivos por los que las personas cambian de empresa suele ser estos:

  • Por que no se sienten reconocidos
  • Porque sienten que no avanzan en su carrera profesional
  • Por falta de oportunidades de desarrollo
  • Falta de interés hacia ellos
  • Un mal ambiente…

Sabemos lo mucho que cuesta encontrar buenos profesionales que se incorporen a nuestros proyectos, no obstante, parece que esto se nos olvida una vez que llevan tiempo con nosotros. A pesar de invertir en la formación inicial, en la adaptación a la compañía, pasa el tiempo y nos olvidamos del valor que para cada organización tiene cada uno de sus empleados y el rol del manager para identificar este talento y retenerlo es fundamental.

La motivación ha de traerla el empleado y el manager ha de ser capaz de no desmotivarle y eso requiere una inversión de tiempo, conocimiento y dedicación. Es fácil decir que una persona no aporta al equipo, pero ¿en qué me baso para hacer esta afirmación?¿qué estoy haciendo para que aporte? ¿cuándo dejó de hacerlo?

A través del coaching, esta toma de consciencia es más natural. Hacemos consciente a la persona de su papel activo en cada acción, de su responsabilidad en su vida, en su entorno y de que simplemente hay una cosa que debe hacer: querer. A partir de ahí sólo ha de escoger cuál es el camino de todos los que se le han abierto tras las sesiones.

julia_gomez
Julia Gómez

Facilitador Lider-haz-GO!

,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio utiliza cookies para funcionar correctamente. Si usted continua navegando está aceptando la política de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar